Saltear al contenido principal
08/05/2019

Mariella Köhn no necesita mucha presentación. Cantante, compositora, poeta, musicóloga; académica de la música como miembro de número de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Música de España.

Estudió Historia de América y se especializa en la presencia de la africanidad en América Latina. Ha resultado ganadora de varios premios por su trayectoria artística.

Esta vez nos acompañará y nos revelará su secreto para luchar y destacar en lo que tanto le apasiona: el canto y su efecto terapéutico en las personas.

La música y comunicación como un todo

 

Miércoles, 08 de mayo. César comienza puntual, como siempre, 10 pm. Mariella se encuentra sentada a su lado, ansiosa de comenzar. Otro café nocturno espera por ellos y los oyentes.

Saluda a Luis y a Ale, su equipo de trabajo, quienes amablemente le responden el saludo. Se anima a presentar a quien, él dice, es una caja de sorpresa que conoce desde hace un par de años: Mariella Köhn. Ella saluda a sus oyentes pidiendo café entre risas, así sea de sobre, pero se alegra de estar compartiendo el programa con César, quien para ella tiene una voz muy cálida y radiante.

La presentación de Mariella es magnífica: “Es profesora de inglés, traducción simultánea. Consultora en temas de interculturalidad, interacción. Redactora y documentalista. Desarrolla proyectos de coaching motivacional, empresarial. Dirección diseño y coordinación de eventos… Vamos, que es cantante también” dice César entre risas por lo multifacética que tiende a ser y espera que sea ella que comente qué buscaba. La impresión es que ella no ha estado buscando nada, todo lo ha aprendido a través de personas maravillosas que se ha topado en su camino y alega haberse dejado llevar y fluir.

La música siempre ha estado para Köhn y explica que todo lo que hace la ha llevado a la música y entre molestias cuenta que estudió traducción simultánea por su mamá pero le parece complicado.

Pasan los minutos de la entrevista. Se toca la parte familiar. Mariella cuenta que su padre murió a sus 14 años pero eso le llevó a darse cuenta de que debía observar pues si no lo haces la piedra se te pasa por delante.

Los recuerdos inundan la cabeza de Mariella y emocionada, como siempre, relata recuerdos de su pasado. La enseñanza de un arroz quemado llena de emoción el estudio y a quienes escuchan.

Continúa su viaje al pasado. Es el turno de recordar a su papá y comenta cómo añoraba andar de mano corriendo o caminando con él, la sensación de alegría por compartir esos momentos se nota en su voz, es fácil sentir su energía.

El momento del corte llega. Se relajan y conversan entre ellos. Juguetean con los espectadores de Facebook Live para regresar a los pocos minutos.

Es el turno del amor, César habla de la familia mientras Mariella le da importancia a las parejas que la forman.

La conversación da un salto y nos dirigimos a la multiculturalidad. “Entonces, yo siempre pensaba que conociendo las raíces que uno tiene iba a ser un poquito más fácil entender un montón de cosas” es parte de lo que dice Mariella para expresar que por ser migrante no tienes ningún tipo de discapacidad y que el bloqueo se encuentra en tu cabeza.

Continúa contando la historia de los emigrantes españoles en Venezuela. Con molestia y decepción en su voz, reclama el hecho de que nos hemos deshumanizado como sociedad. “Yo creo que hay que vivir con la conciencia de que tenemos que ser buena gente” dice para pedir más comunicación a las personas.

La historia de su madre toma protagonismo, a Mariella le ha tocado ser mamá de su madre por problemas de salud. Un choque fuerte para ella pero lo cuenta con total naturalidad y saca una lección de vida de esta historia: “En la vida hay que educar en el amor, en que todos, si llegamos a ser viejos y tenemos a alguien que nos cuide va a ser maravilloso, pero aquí se ve muchísima gente que muere sola…”.

Mariella trabajó en el Centro Penitenciario de Alcalá Meco donde comenta haber visto cómo lo que ha explicado en cuanto a la comunicación de las personas y la falta de amor en la educación de familia al momento de emigrar ha afectado a los jóvenes que están en ese centro. Decepcionada explica la rabia y tristeza que da saber que muchos integrantes de bandas son migrantes. La droga no puede faltar en ellos. Cuenta historias de jóvenes drogadictos.

Repite que hay que restaurarnos a nosotros y ver cómo llevamos a la familia, cómo nos comunicamos, esperando que el mensaje se transmita.

Luis toma la palabra, “no es lo que se dice, sino cómo se dice” es lo que se escucha. No hay más que razón en eso.

La música llega una vez más a la vida de Mariella, no puede escapar de esas preguntas. La música es parte ella. La ha curado y alega que somos un todo, un todo que vibra. Toma la música para sanar a las personas. Cuenta decidida que ha practicado esto con gente violenta, rescatandolas desde la alegría. Se encuentra feliz al recordar los que han salido, gracias a sus talleres, de esa violencia.

Un consejo para los migrantes cierra el espacio. Risas y emociones a flor de piel, música que sana y saludos llena la sala de Radio XY. “Si tú tienes que ir para adelante, tú vas para adelante porque si hay una persona que te va a apoyar, te va a apoyar siempre” es una de las enseñanzas que nos deja esta noche con Mariella. Fuente de inspiración que con amor y música puedes lograr grandes cosas.

Ya puedes ver el vídeo de la entrevista a partir del minuto 4:39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba